23.2.09

De a pa' tras, o de a pa' lante!

Algo que me ha llamado la atencion estando aqui en Francia, es un hecho que raramente vi de esta forma en Venezuela. (debe ser por eso que me llamo la atencion).
Pero creo que ha sido la repeticion del acto lo que me lleva a escribir esto hoy.
Comencemos por la primera vez que lo vi.

1.- Finales de octubre, 2007
Bernay. Normandia. Francia.

Fui con el gringo con el que vivia y con una orientadora del liceo donde trabajaba, a comprar una pizza. Nos perdimos en ese pueblo de pocos habitantes. Ibamos por una calle donde NO habia dicha pizzeria y decidimos dar media vuelta. Mientras avanzabams en la busqueda de una calle para devolvernos, se nos aparece delante de nosotros, tirada en el piso, una persona.
Boca abajo, la susodicha no se movia. Por Dios santo!! Un muerto en la calle y justamente me lo tengo que encontrar YO! M. salio del carro con el gringo D. y fueron a ver que tenia la mujer. Pues, evidentemente, estaba borracha. Peor, mas alla de borracha, porque no se podia parar y solo logramos entender que la pobre pedia por su perro que, segun yo, huyo lo mas rapido posible de la escena vergonzosa de su duena. Llamamos a los bomberos, la pusimos sobre la acera y seguimos nuestro camino. Ya sin apetito.

2.- Octubre 2008
Cannes. Costa Azul. Francia

Celebrabamos el cumpleanos de J. en un restaurante creole muy recomendado. Habia hecho yo la reservacion desde varios dias antes porque es muy visitado y sobre todo, muy pequeno. Nos sentamos es un pequena mesita para dos, justo en medio del rastaurant. A nuestro lado una pareja de dos adorables viejitos ya habia comenzado su noche. Una botella de vino rosado, algunas entradas y sonrisas entre ellos. J. y yo habiamos pedido una cerveza de Tahiti, agua porque la entrada era muy picante y vino tinto, que no habia llegado porque era para el plato principal. Nuestra pareja vecina termina su comina. Se disponen a partir cuando de repente, el senor se levanta de su asiento y ZAZ! cae sobre nuestra mesa, E-VI-DEN-TE-MEN-TE haciendo caer el agua y la cerveza sobre MI! J. lo atrapa como puede y lo pone sobre sus pies de nuevo. La senora esposa del senor, habia perdido su sonrisa, y a cambio tenia una mirada de verguenza que no le cabia en los ojos. Poco despues de que lograron salir del restaurante un poco cabizbajos, nos dimos cuenta que la senora tomaba agua y que el vino rosado, fue todo todito para el senor.

3.- Viernes 20 de febrero de 2009
Cannes. Costa Azul. Francia.

Despues de haber cenado en un rico restaurante libanes, en Niza, nos dispusimos a regresar a Cannes. Mi apartamento esta en un callejon donde de fondo hay una casa en construccion. Antes de llegar a este callejon, pasamos por la calle perpendicular donde hay varios reductores de velocidad. Los tengo contados, porque tengo que vencerlos dia tras dia. Son 3 hasta llegar a la calle de mi edificio. En fin, pasamos el primero, avanzamos hacia el segundo cuando: TORTUGA GIGANTE EN EL CAMINO! brazos que aleteaban hacia arriba como pidiendo auxilio, piernas flexionadas cuyos pies no tocaban el piso. Era un pobre viejito que se habia caido de espaldas y no lograba ponerse en pie. Susto! J. se baja del carro, yo pregunto si hay que llamar a los bomberos, y sobre todo, cual es el numero de los bomberos. J. ayuda al viejito a pararse y resulta que los grados de alcohol que llevaba en la sangre casi le alcanzaban la edad al pobre hombre. J. lo puso contra una pared de la cual se agarro para poder bajar la colinita. Pero llego un momento donde la pared se acabo. Pobre viejo, sufrio las de Cain para poder llegar al final de la calle. Estaba un poco atonito porque repetia que estaba bien, que si sabia donde vivia y que gracias por ayudarlo a pararse. No lo vimos en su calle al dia siguiente, porque fuimos a verificar. Nos sentiamos un poco culpables de no haberlo llevado a su casa. Pero de alguna forma tenia que sudar ese alcohol, sino la vieja le iba a dar mas golpes que gata ladrona.

4.- Sabado 21 de febrero.
Niza. Costa Azul. Francia

Fuimos a la Opera de Niza a ver un concierto de Bach. Una sala de conciertos bellisima. Con su verdadero estilo antiguo, unos balcones encantadores y muchas personas mayores. Hicimos un tour visual y nos dimos cuenta de que a parte del nino que teniamos delante, que habia ido con su abuela, nosotros eramos los mas jovenes de la sala. Antes de que el concierto comenzara, cuando toda la gente se estaba instalando, y que nosotros veiamos con atencion a todos los asistentes, se escucho un grito ahogado, y lo siguiente que vi fue dos hombres correr hacia una de las puertas de salida de emergencia que estaba justo a nuestro lado. Me dije, Dios, alguien se metio sin pagar! Pero no. Resulta que una dama se habia arrecostado a la puerta de salida, que se abre como las puertas de los bares de vaqueros del viejo oeste, no puedo recordar el nombre de ese tipo de puertas, y se habia ido hacia atras! La vieja se cayo de espalda por las escaleras que estan detras de esta puerta de salida. Que horror! Luego la vimos salir un poco aturdida, ya que todo el mundo estaba atento a la escena para poder comprenderla.

Estoy segura de que espisodios como estos seguiran apareciendo en mi dia a dia.

3 comentarios:

No Es Antonio! dijo...

NO puedo creer que no tenía ni idea que tenías este blog!! Hoy me enteré, y me lo he devorado completito. No he parado de reir!! muaaaaaaaaaaaaaaa

Anónimo dijo...

Que risa! Me parece buenísimo que allá los viejitos tenga algo más que hacer aparte de ver telenovelas...y que todavía haya jóvenes como tú y J. que tengan la fuerza y el buen humor para levantarlos cuando se caen! Practica bastante, que las tias también se beben su vinito de vez en cuando y Camila y Marcelo todavía estan muy pequeños para darles esa respònsabilidad...jeje

Anónimo dijo...

jajajajajajaj
que buena dosis de risa
jajajajajajajajjjajajaja
(bru)